Una de las veces que alquilamos un coche e hicimos una ruta, fuimos a parar a Killarney.

La dueña del B&B donde nos alojábamos nos recomendó visitar Muckross House, nos dijo que no podíamos perdérnosla así que, para allá que fuimos.

La casa se encuentra en el parque natural de Killarney y el sitio es increíble. Tiene unos jardines que ya quisiera yo para mi casa

Muckross House

La entrada cuesta unos 7 Euros (3 Euros para estudiantes y niños) y la verdad que merece la pena.

Para no aburrir con la historia de la casa y enrollarme con todos los tataradueños, haré un breve resumen sobre la familia Herbert que fue la que la fundó (porque la historia de lo que les pasó es curiosa).

La casa fue construida por la familia inglesa Herbert en 1839 (aunque tardaron 4 años en construirla) pero en 1899 la tuvieron que vender porque estaban arruinados. Se gastaron un montón de dinero en reformarla y amueblarla para la visita que les iba a hacer la Reina Victoria que por fin llegó en 1861 (anda que no tardó años en visitarlos aunque ya les habían avisado de su visita 6 años antes para que fueran preparándose). Trajeron muebles de otros países, papel pintado a mano de china, acondicionaron una sala principal con salida a los jardines para que se alojara la Reina Victoria, esta tenía pánico al fuego por lo que tenia que ser una sala de fácil salida en caso de incendio.

A cambio de alojarse en su casa, esperaban algún trato de favor (vamos, algún título o tierras), por eso tiraron la casa por la ventana y se gastaron un pastón. Pero estaban gafados, efectivamente la reina fué y se alojo, pero solo durante un par de días, así que se marchó y ahí se quedó la familia Herbert esperando ese título que nunca llegó, ya que unos meses después, el Príncipe Alberto (el marido de la Reina) murió, y la Reina Victoria se recluyo durante años guardando luto por su esposo y por supuesto se olvidó de los Herbert. Que mala suerte!

Después de la familia Herbert la casa tuvo varios dueños hasta que finalmente fue donada a la nación irlandesa.

Fachada Muckross House

La sala que más me impresionó, fue la cocina. Rara vez te enseñan en este tipo de casas la cocina de la época. Pues bien, aquí está tal cual, con todos los utensilios que utilizaban.

Tenían dos fregaderos, uno a la altura normal y otro muy bajito. Este era para que los niños que trabajaban en la casa pudieran fregar los platos, que fuerte, no me imagino a críos tan pequeños en aquel fregadero pequeñito, pero es lo que había en la época.

La casa cuenta con una sala de billar, con un billar enorme!!!. Debido al gran peso que tenía, 3 toneladas, reforzaron el suelo por miedo a que pudiera vencerse y caer, y lo colocaron encima del comedor de los sirvientes,  ya que en caso de que se hundiera el suelo no pillaría a nadie de la familia, pero imaginaros a los pobres criados!

Si habéis visto la serie de Gran Hotel, el sistema de campanas que aparece es el mismo que se utilizaba en Muckross House.

Al lado del comedor de los sirvientes, en el pasillo, estaban colocadas todas las campanillas, cada una hacía un ruido diferente, así los criados sabían por el ruido de que habitación les estaban llamando sin necesidad de mirar la que estaba sonando.

La verdad que es un sitio que hay que visitar, os dejo un video de Muckross House para que veáis lo increíble del lugar.

Un saludo,

Eire 10

Advertisements