Uno de los lugares que no puedes dejar de visitar cuando estás en Irlanda, es Newgrange.

Yo he estado varias veces y cada vez me impresiona más, imaginaros, una tumba celta más antigua que las propias pirámides de Egipto!.

Si no tienes coche te recomiendo que te acerques a la oficina de turismo que hay en St. Andrew´s Church, Suffolk Street, Dublín 2. Aquí puedes contratar un tour que te lleve hasta Newgrange.

La tumba se construyó hace más de 5.000 años, entre el Neolítico y la Edad de Piedra por granjeros llegados a Irlanda que vivieron en el valle del Boyne. Utilizaban hachas de piedra para talar los bosques para poder plantar sus cosechas y criar sus animales.  Estuvo oculta durante mucho tiempo hasta que en el S. XVII fue descubierta.

La tumba está formada por un gran círculo de piedra superpuestas entre sí, es increíble, la forma en las que colocaron las piedras hace que la tumba sea impermeable, no entra ni una gota de agua.

En la entrada, hay varias piedras, una de ellas, está decorada con dibujos de arte megalítico, nadie ha sabido por ahora identificar que puede ser lo que significan.

La entrada a la tumba es bastante estrecha, te tienes que agachar para pasar, al principio puede parecer un poco claustrofóbico pero cuando entras te encuentras con un pasillo que te lleva a las diferentes tumbas. Mide unos 18 metros

El interior de la tumba es de forma cruciforme, con distintas cámaras a los lados con una principal, que se cree que es donde se realizaban los distintos ritos funerarios.

En la tumba se encontraron los restos incinerados de 5 personas diferentes, pero seguramente que habría mas. También aparecieron diversos objetos como colgantes, cuentas hechas de hueso, objetos que tendrían un significado especial en aquel entonces.

Pero lo más espectacular de Newgrange es lo que ocurre en Diciembre, entre el 19 y el 23 en el Solsticio de Invierno.

Encima de la piedra de la entrada, hay una pequeña ventana. El propósito de esta abertura es dejar pasar el primer rayo de sol a la cámara principal de la tumba en los días más cortos del año.

Estos días, entre las 8:58 y las 9:15 de la mañana, durante 17 minutos el sol entra por esta abertura y recorre todo el pasillo hasta llegar a la cámara funeraria, primero con una luz muy suave que va creciendo a medida que sale el sol hasta iluminar por completo la habitación.

Es impresionante como pudieron planear y construir algo así, que después de tantos años todavía se siga produciendo.


Como podréis imaginar, todo el mundo quiere ir a Newgrange para el solsticio de invierno y verlo en persona, pero es imposible, el espectáculo dura poco más de 15 minutos.

Así que cada año, se realiza una lotería para elegir a los afortunados que podrán disfrutar de este espectáculo. Puedes pedir una solicitud para entrar en el sorteo en la oficina donde te han vendido las entradas.

A finales de Septiembre, los niños de los colegios de alrededor de Newgrange, sacarán 50 nombres, 10 nombres para cada uno de los días que se ilumina la tumba. Habrá también una lista por si alguno de los seleccionados no pudiera asistir para cubrir su puesto, aunque esto no suele pasar.

Suerte,

Saludos,

Eire10

Fotografías propiedad de newgrange.com y sitomon respectivamente.