Quizás os choque un poco este artículo pero si habéis leído mi perfil, soy bastante cocinilla, me encanta comer así que no me ha quedado otra que aprender a cocinar.

La receta que os voy a enseñar, es de una tarta de plátano que comía en uno de los hoteles donde trabajé, el Wynn´s Hotel. La preparaban riquísima, era una de mis preferidas.

Hoy mirando en la nevera, he visto unos plátanos (por llamarlos de alguna forma) que iba a tirar porque la piel estaba ya muy oscura y a mí me gustan verdes que te chirríen hasta los dientes. Pero me ha dado pena, así que he pensado, que puedo hacer con ellos? un bizcocho? Y me he acordado del Banoffee Pie, así que manos a la obra.

Los ingredientes son los siguientes:

  • 300 gr. de galletas tipo digestive
  • 3 plátanos cortados en rodajas
  • 65 gr de mantequilla
  • Un chorrito de leche
  • Un bote de dulce de leche (trae unos 430 gr.) La podéis encontrar en el Mercadona
  • Nata para montar, yo compré dos tetrabrik de los pequeños y usé unos 350 gr, un paquete y medio más o menos
  • Chocolate para rallar y decorar
  • 95 – 100 gr. de azúcar
  • 90 gr. queso fresco tipo Philadelphia

Lo primero que hice fue triturar el chocolate. Yo tengo la Thermomix así que lo trituré ahí, con unos golpecillos de turbo está listo. Lo podéis rallar con un rallador de queso, haciendo virutas. El chocolate es para decorar. Ponerlo en un bol y reservar.

Como veis me quedaron como pepitas de chocolate, podéis hacerlo con chocolate negro o con leche, depende de lo que os guste.

Ahora vamos a preparar la masa de la tarta.

Triturar los 300 gr. de galletas digestivas junto con la mantequilla, aquí le añadiremos un chorrito de leche para que la masa quede un poquito más blanda.

En un molde desmontable, como el de los bizcochos, ponemos la base de galletas apretándola para que quede compacta.

La dejamos enfriar para que coja consistencia un rato en la nevera.

Lo siguiente es untar la base de galletas con el dulce de leche. La cantidad que echéis dependerá de si sois muy golosos o no. Podéis usar el bote entero o simplemente extender una capa fina sobre la base.

Ahora tocar colocar las rodajas de plátano sobre el dulce de leche.

Ya casi está lista la tarta, ahora nos queda montar la nata con el azúcar. La nata tiene que estar muy fría, meterla un ratito en el congelador pero sin pasarse, que no se congele. Poner también en la nevera el bol donde vayáis a montar la nata para que también esté frío ya que si no, la nata no se os montará.

Aquí podéis añadir los 90 gr. del queso fresco tipo Philadelphia, la receta original no lo lleva pero leí en algún sitio que quedaba muy bien en esta tarta. Si no os gusta os lo saltáis.

Podéis usar una manga pastelera para decorar con nata la tarta, o simplemente podéis extenderla con una cuchara como hice yo, el sabor va a ser el mismo.

Y ya por último, añadimos las virutas de chocolate, bueno, lo mío no eran virutas, me quedó el chocolate entre pepitas y molido

La tarta es una bomba de calorías pero está buenísima, además es súper sencilla de hacer, lo único un poco complicado puede ser montar la nata, pero vamos, no tiene dificultad ninguna.

Ya me contaréis si os ha gustado.

Un saludo,

Eire10