Una visita casi obligada que hay que hacer cuando vayáis a Dublín, es ir a la Fábrica de Guinness, aunque no seáis muy cerveceros, ya que la Guinness es el símbolo del país.

36 - GUINNESS

Para ahorraros unos eurillos os aconsejo que saquéis la entrada por Internet en su página web, aquí os dejo el enlace (Guinness). El precio normal es de 16.50 Euros para adultos pero si la compras por Internet te sale a 14.85 Euros, no es que sea un gran ahorro pero menos da una piedra. La entrada es para cualquier día y hora, así que podéis ir cuando queráis, el horario que tienen es de 9:30 a 17:00 aunque en verano amplían la hora de cierre a las 19:00.

Desde el centro hay un buen paseo para llegar allí pero si no está lloviendo se va bien, de hecho podéis aprovechar y hacer una parada en Christchurch que no queda muy lejos. Para los más vagos se puede ir en coche y dejarlo en un parking gratuito que tienen. También podéis optar por el autobús turístico que recorre Dublín y tiene parada allí. Y desde O´Connell sale el 123 que también te lleva.

Podéis pedir en la entrada, un aparatito de esos que traducen a todos los idiomas para poder hacer el tour a vuestro aire, son gratis, sólo tenéis que dejar un DNI en depósito.

La fábrica tiene varias plantas, siete para ser exactos. La forma del edificio, representa una pinta enorme En la planta baja, donde empieza la visita, tienen el contrato de arrendamiento que se firmó por 9.000 años y por 45 libras al año.

30 - GUINNESS

El tour te va mostrando cómo se fábrica la cerveza desde lo más básico, es decir, como mezclan todos los ingredientes, de donde vienen, etc, pero no quiero aburriros y prefiero que lo veáis por vosotros mismos.

Una curiosidad, si os habéis fijado, el símbolo de la cerveza Guinness es un arpa, que representa a Irlanda y es una marca registrada. Pues bien, cuando el gobierno de Irlanda quiso utilizar el símbolo del arpa, pidió permiso a Guinness, ya que estaba registrada, y estos no se lo dieron, con lo que al final tuvieron que invertir el arpa, así que si os fijáis en las monedas o en cualquier cosa oficial de Irlanda que lleve el arpa, se encuentra colocada del revés.

66 - GUINNESS

Otra curiosidad es que el libro Guinness de los records está asociado a esta cerveza. Un día de cacería, allá por el 1951, Sir Hugh Beaver, director ejecutivo de Guinness, discutía con sus compañeros de cacería, sobre cuál era el pájaro de caza más rápido, comentando que si hubiera algún libro que despejara este tipo de dudas, sería muy popular. Y vaya si lo fue.

En el 1950 ponen en marcha una campaña de publicidad arrojando al mar desde distintos barcos y océanos, 50.000 botellas selladas y numeradas. Todavía hoy en día siguen apareciendo estas botellas.

Una cosa que me llamó la atención, fue donde enseñan cómo se fabricaban los barriles que transportaban la cerveza. Los toneleros, maestros haciendo barriles de madera, era un gremio muy bien visto y pagado, pero con muchos sacrificios, de hecho, para pertenecer a él, debían pasar muchos años aprendiendo el oficio. No podían entrar en los pub ni podían casarse, a no ser que pidieran el consentimiento del maestro. Cuando al fin conseguían superar los años de aprendizaje y se convertían en maestros, debían pasar por un rito de iniciación en el que prendían fuego a un barril y cuando estaba calentito, los metían dentro, les daban golpes y vueltas y al final los tiraban calle abajo!

Aquí podéis ver como hacían los barriles:


La última planta de la fábrica, tiene un bar con unas vistas impresionantes, se ve todo Dublín. Con la entrada te invitan a tomar una pinta, bueno, si no bebes puedes pedir una coca cola. Yo no soy muy amante de la Guinness, prefiero la cerveza rubia, pero ya que estábamos allí la pedí. Bueno, la pedí con un chorrito de Blackcurrant (grosella negra) que es como me gusta a mi tomarla ya que le da un sabor más dulzón y mata un poco el amargor que tiene la cerveza. La camarera me miró con una cara que casi me deja en el sitio. Y con razón, es como ir a la Rioja y pedir un vino muy caro y decir que lo quieres con gaseosa.

Me dijo que en la Guinness Storehouse sólo se sirve la cerveza perfecta y claro está, es sin echarle nada. Luego me enteré por Steve, un amigo irlandés, que la fábrica Guinnes tiene la fama de servir la peor cerveza negra de toda Irlanda. Me contó que el sabor de la Guinness es mejor cuanto más cerca se encuentra el barril del grifo y esto en la Guinness Storehouse no pasa ya que los barriles se encuentran en la planta baja y los grifos en la planta séptima, así que imaginar el trayecto que recorre la cerveza hasta que llega al vaso!

Aún así disfrutamos de las pintas aunque la próxima vez habrá que ir a Galway a tomar la Guinnes perfecta, que como dicen, es donde mejor las ponen.

77 - GUINNESS

Un saludo,

Eire10