Tarta de yogur y lecho condensada

Este fin de semana, con motivo de Saint Patrick, hicimos una tarta de yogur y leche condensada con un ligero toque verde, tampoco me quise pasar mucho con el colorante, así que quedo un verde clarito.

Esta tarta se puede preparar con yogur o con chocolate, si queréis ver la de chocolate, pinchar aquí.

Ingredientes:

  • 200 gr. de galleta tipo Digestive (utilicé menos galletas que en la de chocolate)
  • 70 gr. de mantequilla
  • Un chorro de leche
  • 2 yogures de sabores
  • 1 bote de nata para montar de 200 gr.
  • 6 hojas de gelatina incolora
  • 1 bote pequeño de leche condensada
  • Colorantes alimentarios amarillo y azul

Ingredientes

Vamos a hacer la base de la tarta.

Trituramos la galleta y le añadimos la mantequilla a temperatura ambiente y el chorro de leche. Lo mezclamos todo bien y lo repartimos en el molde donde vayamos a hacer la tarta.

Esta vez, metí la base de galleta en el horno como 7 minutos (precalentado anteriormente a 200 grados)

Base de galleta al horno

Ahora toca montar la nata. Recordar, la nata tiene que tener por lo menos un 35% de grasa, sino no se os montará. Meterla en el congelador 10-15 minutos para que esté muy fría.

Montamos la nata y la reservamos en un bol. Si la montáis con la Thermomix, poner la mariposa y añadir velocidad 3/5 hasta que se monte.

Añadimos la leche condensada y el yogur y lo mezclamos todo bien. Yo utilicé yogures de piña, podéis elegir el sabor que más os guste.

Nata,yogur y leche condensada

Cogemos las 6 hojas de gelatina y las ponemos 5-7  minutos en agua fría para que se ablanden un poco.

Gelatina en remojo

Mientras se ablanda la gelatina, vamos a añadir el colorante para darle color.

Yo en este caso utilicé el amarillo y el azul para conseguir el verde. Dependiendo del color que queráis darle, echar las gotas que os indica el fabricante.

Colorante

Lo mezclamos todo bien para que se iguale el color.

Mezcla con colorante

Ahora vamos a preparar la gelatina.

Quitamos el agua y escurrimos bien la gelatina.

En una cazuela, ponemos un poco de agua a calentar y metemos dentro el bol con la gelatina para que se vaya quedando líquida al baño maría.

Una vez que la gelatina se haya disuelto totalmente, retiramos del fuego y lo echamos en la mezcla de yogur, leche condensada y nata que tenemos preparado.

Volcamos el contenido sobre la masa de galletas

Casi listo

Ya está lista.

Podéis decorarla con lo que tengáis a mano, yo utilicé fresas y frambuesas.

Meterla en la nevera y dejarla un ratito antes de comer.

Que aproveche!

Un saludo,

Nuria